la leyenda del cadejo

La leyenda del cadejo

La leyenda del cadejo es una leyenda que se comparte en méxico, argentina y otros países de centroamericanos. Esta habla de una criatura fantasmal conocida como el cadejo, que es un perro muy grande que puede ser blanco o negro, con unos inquietantes ojos rojos y unos colmillos enormes y afilados.

Su origen est√° directamente relacionado con los nahuales un importante elemento dentro de las culturas mesoamericanas. Este t√©rmino tiene 2 posibles interpretaciones: por un lado se dice que son brujos con la capacidad de transformarse en animales y por otro a la creencia de que cada uno de nosotros nacemos con un esp√≠ritu animal, que se encarga de protegernos y orientarnos un nahual. 

Esa √ļltima acepci√≥n se sumo a la creencia local en los Xoloitzcuintles como unos tipos de perros que acompa√Īan a las almas de los difuntos.

 En algunos pa√≠ses se cree en la existencia de 2 cadejos, uno blanco y otro negro y en esto tiene que ver mucho el cristianismo ya que uno simboliza un √°ngel y el otro representa a un demonio. El cadejo blanco acompa√Īa a los trasnochadores buenos para que lleguen a salvo a casa y lo sigue desde las sombras para protegerlos de forma siempre discreta. Contrariamente el cadejo negro asusta y ataca a las personas de mala conducta que est√°n altas horas fuera de sus hogares.

Se dice que si ambos cadejos se encuentran, entablararan una terrible batalla en la que normalmente el negro terminara muerto para que el alma a la que protege el blanco llegue a salvo a casa; aunque seria raro que se enfrenten entre s√≠ ya que buscan distintos tipos de personas. 

En algunos lugares al blanco se le atribuye tambi√©n la funci√≥n de evitar que el negro robe el alma de los reci√©n nacidos y ni√Īos peque√Īos que viven en zonas alejadas. Se cree en las dos versiones en pa√≠ses como Guatemala y Honduras, mientras que s√≥lo en el negro en M√©xico y Argentina, entre otros. 

Precisamente es en M√©xico que la leyenda del cadejo tiene mucho peso, sobre todo en el estado de Chiapas, ya que se cree que algunos brujos tienen la capacidad de convertirse en cadejos para realizar el mal y que tambi√©n algunos humanos pueden serlo a trav√©s de la maldici√≥n de un padre o un pacto con el diablo. 

la leyenda del cadejo

Concretamente una historia relata que ese acuerdo con lucifer lo hizo una joven despechada que quiso transformarse para vengarse de su ex novio. Despu√©s de convertirse en cadejo y matar a su antiguo prometido acab√≥ siendo descubierta. Como castigo por lo que hizo la golpearon y la dejaron colgada de un √°rbol. Ya con la luz del d√≠a esta joven que se hab√≠a transformado recobro su forma habitual y todos pudieron conocer su identidad. 

Se sabe cuando el cadejo esta cerca por su fuerte olor y por qu√© los perros de la cuadra lloran sin parar ya que este terror√≠fico ser los busca y se come sus cr√≠as; es por esto que la gente del lugar esconde sus cachorros. 

Cuenta la leyenda del cadejo que este ser endemoniado siempre aparece de noche y que en caso de que te este siguiendo debes de caminar con los pies juntos por mas incomodo que pueda resultar o también escupirte la palma de la mano y ofrecerle el escupitajo. Cualquiera de estas dos acciones te podría salvar de la muerte.

En argentina tienen su propia versión del cadejo y se lo conoce como el perro familiar. Este ser es descrito como un perro negro, grande y que porta unas ruidosas cadenas que avisan de su presencia. Esta criatura se la asocia directamente con el diablo y aparece siempre después de medianoche. Se dice que una vez que se come a una persona no para hasta devorar a todos los miembros de su familia, por lo que es muy temido.

Hay varias y diferentes versiones de este ser que tiene atemorizados a muchas comunidades en américa latina y es por esto que lo mejor será actuar siempre con buena voluntad para que por lo menos contemos con la protección del cadejo blanco.

Aparición del cadejo

Compartir

Dej√° un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *