El misterio del avión 914 de Pam Am

El misterio del avión 914 de Pam Am: aterrizo 37 años después de partir

¡Imagina que te vas de vacaciones en un avión y, después de algunas horas, te encuentras sorprendido que has volado casi medio siglo! Era el 2 de julio de 1955. El vuelo 914 de Pan American partía del aeropuerto La Guradia hacia el Aeropuerto Internacional de Miami. Aeropuerto. Había 57 pasajeros y 4 miembros de la tripulación, que buscaban excelentes vacaciones en las playas de palmeras de Florida. El avión que volaba era un McDonnel Douglas DC-4. El avión despegó sin problemas. El vuelo fue bueno y sin errores. Pero sucedió algo extraño.

La historia del vuelo 914 de Pam Am

Transcurrido el viaje se suponía que el vuelo aterrizara 3 horas después, pero llegado el momento no se lo veía por ningún lado. Los radares de Miami no podían ver el punto del avión ni tampoco señales de socorro. Cuando se pusieron en contacto con el New York (La Guardia) se sorprendieron por la asombrosa respuesta. Se indicó que el vuelo 914 se había perdido, ningún control de tráfico aéreo pudo localizar o enviar señales de radio al vuelo 914. El Douglas DC-4 simplemente desapareció en el aire. El avión no dejó rastros de los pasajeros ni de los miembros de la tripulación. Comenzó la investigación de este misterio. Buscaron por tierra y agua, pero no encontraron nada. Todos desaparecieron. Finalmente, se dijo que el vuelo 914 se estrelló, pero nadie puede responder dónde y por qué. Nadie pudo decir qué pasó, hasta 37 años después, al menos.

El misterio del avión 914 de Pam Am

Aparecio 37 años

Era el 9 de septiembre de 1992. Fue un buen día en el aeropuerto de Caracas, Venezuela, y el encargado de control de tráfico aéreo, Juan De Le Corte, no espera problemas. Estaba haciendo indicaciones menores a un vuelo cuando sucedió algo realmente extraño. Mientras miraba en el radar, apareció un nuevo punto de repente. Era como si un avión viniera de la nada, o como si estuviera escondido en el radar y estuviera planeando aparecer ahora. Se fijo bien para asegurarse de que no se trataba de un error, pero realmente era cierto, no fue error. Pronto, él y sus colegas del control de tráfico aéreo pudieron verlo con sus propios ojos. El extraño avios apareció con el tren de aterrizaje abajo, listo para aterrizar. Al principio parecía un avión ordinario, pero a medida que se acercaba, la tripulación reconoció que era un Mc Donell Douglas Dc-4 con hélices y no con turbinas modernas. Algunos aviones de este modelo todavía estaban en uso, por lo que no fue sumamente extraño. Lo que si resulto muy curioso y raro fueron las preguntas que hizo el piloto de esta aeronave.

Preguntó: “¿Dónde estamos?”. Juan De Le Corte respondió que estaban por aterrizar en el aeropuerto de Caracas, y pregunto hacia dónde se dirigían. Hubo un silencio en el avión. Entonces el piloto respondió: “Somos el vuelo 914 de Pan AM en dirección de Nueva York a Miami con una tripulación de cuatro y 57 pasajeros”.

Esta desconcertante respuesta dejo al control de tráfico aéreo totalmente sorprendido. Pues ¿Qué hacía un Dc-4 a 100 millas de su destino? Fue por lo que le preguntaron al piloto del avión ¿Cómo llegó aquí? Juan De Le Corte estaba solicitando más información para saber bien que estaba sucediendo, cuando el piloto dijo algo que dejo descolocados a todos por completo. “Nuestro vuelo estaba programado para aterrizar en Miami a las 9:55 am del 2 de julio de 1955″ Fue en ese momento de que toda la torre se hundió en un completo silencio. Todo comenzó a volverse tan irreal que no podian creer lo que estaban escuchando.

Sin que ningún otro vuelo pudiera hacer algo, el control de tráfico aéreo preparó el vuelo para el aterrizaje. Juan no sabía qué pensar de la conversación con los pilotos. Decidió que haría preguntas después de que hubieran aterrizado a salvo en el suelo. Las unidades terrestres fueron llamadas de inmediato desde la torre de control para ayudar con la seguridad de los pasajeros a bordo. El avión pudo aterrizar sano y salvo. Tras esto Juan estaba mucho mas relajado.

Entonces decidió preguntar algo que lo tenia intranquilo. Dijo: “¿Sabes que hoy es 21 de mayo de 1992? Tras no recibir respuesta y no oir nada se dio cuenta que había sido un gran error decir eso. Tras el momento de silencio incomodo se escucho al piloto con una voz sorprendida, enérgica y enojada preguntar: “¡DE QUÉ ESTÁS HABLANDO!”.

En ese momento fue cuando Juan se dio cuenta que debia ordenar a los guardias de seguridad que escolten a los pasajeros y la tripulación de manera urgente. Pero no hubo tiempo de nada. Con una voz aterrorizada y en pánico del capitán por el intercomunicador decía que ya se iban.

Arrancó los motores y sin ningún tipo de aclaración puso en marcha el avión por la pista y despegó a pesar de que Juan le hizo una advertencia. Pronto lo vieron atravesar el aire como un punto que se alejaba en el horizonte. Nadie supo dar una explicación certera y realista de lo que había pasado esa mañana en Caracas. Muchas especulaciones tras este caso se anunciaron pero todo quedo en un gran misterio hasta el día de hoy.

Compartir

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *